Skip to main content

© Revista Cantábrica. Todos los derechos reservados. Diseñado por VulpeTI .

Tú pregunta, que
nosotros respondemos

¿Qué tengo que hacer para suscribirme?

Muy fácil: haces click en el enlace de esta misma página, y te pedimos unos datos.

Los completas y pagas por transferencia, con tarjeta de crédito o débito, o por Bizum.
Recibes la revista en tu domicilio y ya puedes disfrutarla.

Para utilizar otros medios de pago, mejor nos consultas antes.

Sesenta euros al año me parece caro

Bien, ese es el precio. y te podemos asegurar que está bien ajustado.

La gente suele confundir valor y precio. Tener en casa o regalar una suscripción anual a una revista así por 15 euros al trimestre, no nos parece un precio elevado.

Si crees que no los vale, es otra cosa. Pero primero te recomendaremos leerla. Así eres tú quien valoras si el precio es o no justo.

¿Enviáis factura?

No hay inconveniente. Necesitamos los datos fiscales de quien vaya a recibirla, y le llegará por email.

¿Qué debo hacer para renovar la suscripción?

La renovación es automática una vez transcurrida la anualidad. Así que no tienes que hacer absolutamente nada.

¿Y para cancelarla?

Aquí si necesitaremos que nos lo comuniques. 20 días antes de la renovación automática, puedes enviarnos un correo y nos comentas tu voluntad de darte de baja.

Nosotros lo tramitamos para que no se te carguen nuevos recibos.

¿Y si no quiero suscribirme y solo me interesa algún número?

Pues no es difícil. Nuestros punto de venta son las librerías. Solo tienes que ir una de las que figuran en la lista y comprarla allí.

Una advertencia: lo más posible que leas un solo número y te quieras suscribir. Y es que, com bien saben nuestros amigos libreros, ese un «riesgo» -si nos permites la expresion irónica- al que cualquiera puede verse expuesto…

También te la podemos enviar a tu domicilio nosotros mismos: pincha aquí para obtener tu ejemplar.

Ahora ya no tengo ninguna duda. Pero ¿y si me aparecen luego?

Para cualquier consulta que te apetezca hacer, tienes al final una dirección de email a la que escribir, y desde donde te responderemos a cualquier cuestión. Y además la mayor brevedad posible.

Pero en serio, esto no es una frase hecha para luego contestar cuando nos dé la gana.
Ir al contenido